El subjuntivo es lógico: una actividad de concienciación

Materiales para la actividad

Objetivos 

El subjuntivo suele presentarse y entenderse como un imperativo de índole formal que el alumno debe asumir de manera asignificativa, más como una mera cuestión de “corrección” que como una vía de transmisión de significado. Se propone aquí una vía para dotar de sentido a la selección modal en español, haciendo lógico y significativo su uso, a través de l s valores básicos de “declaración” / “no declaración” , y se ofrece y explica una actividad de clase que despierte la conciencia del alumno acerca de esta lógica y sus consecuencias comunicativas.

Desarrollo 

La actividad trata de reproducir en el marco social del aula las condiciones situacionales y pragmáticas que dan sentido al uso del subjuntivo: declarar, negar o poner en cuestión ideas, en primer lugar, y, una vez consensuados los hechos disponibles, declarar nuestras opiniones sobre estos hechos. Para ello se propone un pequeño texto en el que uno de los alumnos de la clase (James, en este caso) opina sobre España y los españoles. Podemos hacer que este alumno, “autor” de estas ideas, lea el texto en voz alta. Cuando haya terminado de hacerlo, haremos ver a los alumnos cuál es la reacción típica en esta situación: cuando alguien expone cómo son las cosas desde su punto de vista, la primera actitud de los interlocutores es la de evaluar el grado de acuerdo que pueden mantener con ese punto de vista, y por lo tanto poner en cuestión lo dicho o confirmarlo. Este es, precisamente, uno de los marcos en que las matrices verititativas adquieren sentido comunicativo. Por tanto, es el momento de plantearles una intervención en este sentido, decidiendo, en parejas, cuáles de todas esas declaraciones que ha hecho James les parecen verdad y cuáles no, respetando estrictamente la sintaxis del contexto 2: “Es verdad que...”, “No es verdad que...”. Una vez decidido en el seno de cada pareja, ponemos en común los puntos de vista de toda la clase. 

Una vez consensuadas así entre todos las ideas que podemos dar por asumibles, es el momento de acometer la segunda de las tareas típicas en toda discusión: decir cuál es nuestra opinión sobre esos hechos, esto es, comentarlos. Es muy importante hacer captar a los alumnos la muy diferente naturaleza comunicativa de esta segunda situación: ahora ya nadie pone en cuestión nada, todas las ideas más o menos aceptables están ya “flotando” sobre las cabezas dispuestas a ser “señaladas” con el dedo y sometidas a nuestra opinión. 

Comprendida gráficamente la lógica de la selección del subjuntivo en este contexto 3, de entre todo lo que la clase puede ahora asumir como objeto de comentario válido después de la discusión de la primera parte de la actividad, les planteamos qué les parece lógico, qué les parece bueno, qué no les parece bueno, qué piensan que es extraño para ellos o qué es lo que menos les gusta de todo. Pueden volver a completarlo por escrito y por parejas y después, de nuevo, poner en común sus ideas con toda la clase.

Nivel: 

Destinatarios: 

Contenido gramatical 

Contenido funcional